Tu hijo no quiere comer en el kínder: ¿qué puedes hacer?


A continuación, algunas soluciones y consejos para padres.

Los niños que comúnmente están acostumbrados a estar todo el tiempo en casa, les puede resultar algo difícil la adaptación al kínder. Son muchos los aspectos que influyen en este sentido, pero sin duda alguna, el comer en el kínder es uno de los más significativos. Expertos en psicología infantil explican que uno de los principales motivos por el cual un niño se niega a comer en el preescolar son sus hábitos alimenticios. Esto se debe a que generalmente en casa el niño suele ser consentido con los alimentos que más le gustan mientras que en el kínder, debe adaptarse al menú que día a día se prepara en el comedor.


Como los cuidadores pasan tanto tiempo con los pequeños, son fundamentales para estimularlos a comer sano. Deben estar pendiente de los pequeños, pero sin presionarlos para que terminen todo lo que tienen en el plato; una tarea un tanto cuesta arriba si tomamos en cuenta que los niños desde muy pequeños, ya muestran una fuerte personalidad a la hora de elegir su menú, rechazando aquellos alimentos de coloración verde (como brócoli o espinaca) y que, por regla general, son los más beneficiosos. No te angusties por estos problemas, te dejamos algunos consejos para motivar el apetito de tu hijo en el kínder.


¿Qué hacer si mi hijo no quiere comer en el kínder?
1. Informar a los educadores sobre los gustos alimenticios de tu hijo/a
Aunque una de las principales ventajas de que el niño coma en el kínder es que amplíe su dieta, se puede implementar una estrategia para que el cambio no sea tan brusco. Esta consiste en informarle a los cuidadores sobre los alimentos que más le gustan. Con esta valiosa información, los cuidadores o educadores pueden crear estrategias de convencimiento adecuadas para su tipo de alimentación. Por ejemplo, si al niño le gusta más el puré que los vegetales, el cuidador colocará una porción más grande del primero y más pequeña del segundo, o prometer una porción extra de puré si primero se come todo lo que ya está en el plato. La idea es ir llevando al pequeño a comer de una forma balanceada, sin obligarlo a consumir en un principio aquello que aborrece. Con el tiempo, irá adaptando el gusto a esos nuevos alimentos.


2. Paciencia
Una cualidad que deben desarrollar los cuidadores es la paciencia. La presión y los regaños no suelen funcionar muy bien con los niños. Por el contrario, estos suelen cerrarse aún más a la actividad que no quieren realizar cuando son señalados por un adulto de manera inadecuada. Junto a la paciencia, viene el incentivo y también el refuerzo positivo. Los niños no responden bien ante las amenazas, pero si el cuidador refuerza la autoestima del pequeño con frases motivadoras, conseguirá que el niño comience a comer mejor. También es importante felicitar al pequeño cuando tenga una buena conducta en la mesa y mejore sus hábitos de alimentación, además, esta actitud sirve de ejemplo para los demás niños del kínder y puede ser aprovechada por los cuidadores.


Recuerda que con paciencia, información y los estímulos adecuados, todos los niños pueden adaptarse al cambio de comer fuera de casa, elemento de suma importancia para su desarrollo físico y mental. Otro punto importante es ofrecer una ración adecuada para el niño; en ocasiones la cantidad de alimento que se sirve al niño es demasiado grande para su edad, lo cual puede provocar que, a la hora de comer, no le apetezca recibir más alimento pues aún está lleno de la comida anterior o simplemente se sació antes de terminar lo que estaba en el plato. Es importante servir raciones proporcionales a cada niño para evitar forzarlo a comer innecesariamente o provocar vómitos por el exceso.


Si quieres obtener más información sobre la educación de los niños, te recomendamos seguir y revisar con frecuencia nuestras redes sociales y blog. ¡En Kinder My Garden nos preocupamos por el bienestar de los consentidos de la casa!
El niño puede desarrollar problemas de conducta que repercuten directamente en sus hábitos alimenticios.


Instagram: kindermygarden

Add your thoughts

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *