Señales que indican cuando el niño está preparado para el kínder

Algunos niños pueden estar más que preparados a los 18 meses, mientras que otros necesitan cumplir 3 o 4 años antes de tomar una mochila o una lonchera.

Inscribir a los niños en el kínder tiene sus ventajas, aprenderá a relacionarse con otros, a desarrollar la responsabilidad, la solidaridad y la importancia de respetar las reglas y las normas, además de una serie de hábitos que forjarán su carácter; todo ello en un ambiente grato que le proporcionará confianza y seguridad en sí mismo. De hecho, es en el kínder donde los pequeños aprenden a convivir con otros y a compartir con los demás, cuestión que no es nada fácil de los 2 a 4 años, cuando están comenzando a reafirmar su identidad y una posición en el mundo.


Otra de las ventajas es que en el kínder aprenden a ser más independientes y autosuficientes porque no están los padres para ayudarlos a cada momento, por lo tanto, aprenden rápidamente a hacerse cargo de sus propias cosas (bolso, cuadernos, juguetes) y aprenden a pedir ayuda cuando la necesitan (para alcanzar un estante, a entender un actividad, manipular un artefacto). Todo suena increíble pero ¿cómo saber cuando están preparados para ingresar al kínder?


Señales que indican cuando está preparado
1. Emocionalmente preparado
Desde el punto de vista emocional, hay algunas cosas a considerar para determinar si tu hijo está preparado para comenzar el kínder. La primera es la habilidad de decirle adiós a los padres sin sentir demasiada ansiedad. Es común estar un poco nervioso, pero si tu hijo llora todo el día, podría indicar que no está listo para abandonar la casa aún. Un niño que está preparado emocionalmente estará más deseoso de ir a la escuela y hacer amigos; quizá tu hijo no tenga las habilidades para hacer amistades, pero querer tenerlas es un buen comienzo. Existen maneras para que el pequeño aprenda en casa las habilidades para enfrentar este tipo de situaciones, así que no te desanimes por eso. ¡Enséñale poco a poco a ser más independiente!


2. Es muy expresivo
Para estar listos para empezar el kínder, los niños necesitan ser capaces de expresarse de forma que un adulto que no los conozca pueda entenderlos. Esto no significa que tu hijo necesita usar oraciones completas cuando habla, sino que pueda comunicar lo que siente y necesita, esto puede ser a través de palabras, gestos o señas. Los niños que son expresivos pueden entender lo que dicen las otras personas con mayor facilidad. Quizá tu hijo no sea capaz de seguir instrucciones que tengan muchos pasos, pero es importante que entienda palabras e indicaciones básicas como “siéntate” y “espera”.


3. Puede concentrarse


La mayoría de los niños que están listos para el kínder pueden prestar atención a una historia corta, leída en voz alta de un libro con dibujos. En el salón de kínder las actividades están comúnmente limitadas a 10 o 20 minutos. Por supuesto que un poco de distracción es común, especialmente si esta es la primera vez que tu hijo se reúne diariamente con un grupo de niños. Explorar juegos y actividades similares en casa para mejorar su capacidad de concentración le hará más interesante el asistir a clases.


4. Preparado para usar el baño
No todos los preescolares exigen que los niños estén preparados para usar el baño, especialmente si tienen menos de 3 años de edad o si tienen necesidades especiales. Sin embargo, hay algunas instituciones que sí exigen que los niños no usen pañales y estén preparados a partir de los 4 años de edad. Pero no te preocupes si tu hijo todavía necesita ayuda para limpiarse o tiene “accidentes”, estas son situaciones comunes y aceptadas a este nivel de escolaridad.


Si has identificado que tus hijos están preparados para iniciar en esta maravillosa etapa, te recomendamos inscribirlos en Kinder My Garden. Nuestras educadoras cumplen su importante rol en el desarrollo cognitivo, psicomotor y socioemocional de niños y niñas, ya que posibilitan la autonomía que todo pequeño requiere para sentirse seguro en un espacio nuevo. Educar no es sólo transmitir información, también es contribuir a su desarrollo.
Si tu niño acepta quedarse con la niñera o asiste a la guardería sin problemas, existen muchas posibilidades de que esté preparado para separarse de ti y empezar la experiencia del preescolar.


Instagram: kindermygarden

Add your thoughts

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *