¿Sabes si sobreproteges a tus hijos?

La sobreprotección puede llegar a ser negativa para nuestros hijos.



Sobreproteger a los hijos sin duda trae consecuencias. Si en lugar de apoyar al niño, sugerirle y guiarle para que aprenda por sí mismo, le imponemos, vigilamos y le damos todo solucionado, lejos de ayudarle a crecer, haremos que el niño tenga un escaso desarrollo de sus habilidades (vestirse, comer…). Adoptará además una postura pasiva y cómoda, ya que interiorizará que sus padres, de los que será increíblemente dependiente, siempre estarán dispuestos a ayudarlo.


Su autoestima será baja y tendrá poca seguridad en sí mismo, creyéndose incapaz de resolver las dificultades que se le presentan. Le costará mucho tolerar frustraciones, posponer las gratificaciones y no sabrá valorar lo que tiene. Huirá de los problemas en vez de tratar de enfrentarse a ellos y no sabrá cargar con las consecuencias de sus propios actos… En resumen, será una persona inmadura y débil que podrá dejarse influir con más facilidad por otras personas o por el ambiente que le rodea.


Para descubrir si sobreproteges a tus hijos te recomendamos identificar las siguientes señales:
1. Les elogias demasiado


Una de las señales más claras de que estás sobreprotegiendo a tus hijos es que le elogias demasiado sin darte cuenta. Si bien es cierto que los niños necesitan cierto estímulo, cuando los padres alaban demasiado a sus hijos, éstos se dan cuenta de que no son elogios reales o, incluso, pueden llegar a pensar que tienen habilidades por encima de la realidad.


Los niños deben aprender lo que es apropiado y lo que no lo es. De esta manera aprenderán cuáles son las habilidades necesarias para actuar de forma apropiada en cada situación. Lo ideal es recalcar el esfuerzo y no tanto el resultado o las habilidades del niño/a.


2.Ofreces demasiadas recompensas materiales


Muchos padres no se dan cuenta de que ofrecen demasiadas recompensas materiales a sus hijos. Esto puede hacer que los niños se encaprichen por cosas o que no sepan valorar después las pequeñas cosas porque creen que merecen todo y más.


Comprarles todo lo que piden o sobornarles con cosas materiales, para conseguir que hagan algo, hará que los niños no se esfuercen en conseguir las cosas por sí mismos y que crean que los demás tienen la obligación de cumplir sus deseos. Los niños deben aprender a disfrutar de las experiencias y del tiempo en familia y no tanto de las cosas materiales.


3. No les ofreces responsabilidades suficientes


No les ofreces responsabilidades porque haces las cosas por ellos. No quieres que sufran ni que se cansen demasiado y te cargas con responsabilidades que deberían ser de tus hijos, tengan la edad que tengan. No les dejas espacio suficiente para que aprendan cuáles son las consecuencias naturales de no realizar las tareas que les tocan y, así, no les permites crecer.


Si te has identificado con estas señales quiere decir que estás sobreprotegiendo a tus hijos, pero nunca es tarde para comenzar aprender de los errores. Recuerda que tu hijo o hija necesita probar, saborear sus éxitos, tratar de mejorar, alcanzar metas difíciles, competir, superar sus fracasos… y poder entender los sentimientos de los demás.


Hay que prepararle para que pueda participar en la sociedad. Para ello no hay que disimularle la realidad cotidiana, Más bien hay que permitirle que descubra el significado de los triunfos y de las decepciones. Si quisieras obtener más consejos e información útil sobre la educación de los niños te recomendamos seguir nuestras redes sociales. En Kinder My Garden nos preocupamos por el bienestar y desarrollo de los pequeños. Si deseas mayor información sobre nuestra institución, ¡contáctanos!
Esto se aplica a todo: no hagas sus deberes cuando ellos estén demasiado cansados. Es mejor ayudarlos para que así adquieran hábitos de estudio.



Instagram: kindermygarden

Add your thoughts

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *