¿Qué debe Incluir una Buena Merienda para los Niños?

Una buena merienda puede aportar mucha energía para que tus pequeños afronten el día.


Los niños pasan la mayor parte del día en la escuela o colegio y es por ello que debemos asegurarnos de que disfruten de una alimentación balanceada y nutritiva. Cabe destacar, que la merienda debería representar el 15% del aporte energético total diario, mientras que el desayuno debería suponer el 20%, la comida el 40% y la cena, el 25%. Debemos encontrar productos para la lonchera que sean bajos en grasa total, azúcar y  sodio, ya que  el exceso de estos nutrientes pueden impedir un crecimiento y desarrollo normales. Hoy te daremos algunas recomendaciones para que puedas incluir en la lonchera de tus pequeños una saludable merienda:


1. Frutas y vegetales
En el caso de las frutas, si se las vas a dar en jugo, opta por versiones naturales y bajas en azúcar. La variedad tanto en vegetales como en frutas es importante, ya que el color señala el nutriente que posee.
  • Rojo:  Promueven la salud cardiovascular (tomate, remolacha, fresa y cereza).
  • Amarillo y anaranjado: Reducen el riesgo de cáncer (naranja, melocotón, zanahoria y chile dulce).
  • Blanca: Ayudan a mantener niveles normales de colesterol (manzana, banano, papa [patata] y coliflor).
  • Verde: Ayudan a mantener una buena visión (kiwi, guayaba, brócoli, chayote).
  • Azul y morado: Ayudan a mejorar la memoria (ciruela, mora, berenjena, repollo morado).


2. Proteínas
Entre los alimentos con fuentes de proteínas que pueden ser parte de una buena merienda, se destacan:
  • Frijoles molidos.
  • Mantequilla de maní.
  • Atún o pollo enlatado.
  • Huevos cocidos (en trocitos con sal). Puedes agregarlos en sándwich o en ensaladas.
  • Marañones, maní, almendras u otros frutos secos.


3. Calcio:
  • Leche descremada, yogur y batido de leche con frutas.
  • Jugo de naranja.
  • Trocitos de queso blanco.


Evita que la merienda interfiera en el proceso de digestión de la comida del mediodía. Debe estar lo suficientemente alejada de la misma y no tomarse demasiado tarde para impedir que el niño no tenga hambre a la hora de la cena. Además, hay que evitar que la merienda sea muy abundante y de difícil digestión. También tienes que tener en cuenta lo que ha comido en el desayuno y el almuerzo, de esta manera, puedes complementar la merienda con los nutrientes que necesita y no ha tomado durante el día. ¡Kinder My Garden se preocupa por el bienestar de tus hijos! Para mayor información, recuerda seguir nuestras redes sociales.
Los alimentos aportan a tu bebé los nutrientes que su cerebro necesita para el desarrollo.


Instagram: kindermygarden

Add your thoughts

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *