Prevención: háblales a tus hijos desde pequeños acerca de los extraños


Los niños de 2 y 3 años no saben distinguir a una persona conocida de una desconocida. Tampoco a alguien inofensivo de alguien que no lo es.


Nuestro deber como padres y madres es guiar a nuestros hijos. Vivimos en un mundo que está rodeado de inseguridad. Por esa razón, es importante que les enseñes a tus hijos desde temprana edad cómo cuidarse. Debes enseñarles a diferenciar a las personas extrañas de las conocidas, a las que son peligrosas de las que no lo son, así como a reconocer situaciones de riesgo y aprender a lidiar con ellas. El problema es que muchos padres no saben por dónde empezar.


Primeramente se debe enseñar que no todos los extraños implican un peligro. Es importante que los niños aprendan a identificar cuáles personas desconocidas deben evitar y a cuáles pueden pedirle ayuda. Si en algún momento se pierden o tienen un percance y tú no estás con ellos, deberán acudir a un desconocido. Por ello, deben entender que no todos los extraños son malas personas y que pueden confiar hasta cierto grado en algunos desconocidos.


¿A quién deben acudir?
Enséñales que deben buscar a una persona con uniforme, especialmente policías, guardias de seguridad, bomberos o empleados de alguna tienda. Si no encuentran a nadie con uniforme, pueden acudir a mujeres con otros niños o gente mayor. También es recomendable que siempre busquen pedir ayuda en lugares públicos donde muchas personas puedan verlos. De la misma manera, muestra a tu hijo dónde están ciertos sitios conocidos a los que puedan acudir si necesitan ayuda: las casas de amigos y familiares,  las tiendas y restaurantes del vecindario, etc.


¿Cómo prevenir?


Es de vital importancia enseñar a los niños a reconocer aquellas situaciones que sean potencialmente peligrosas. La mejor manera de proteger a tus hijos es que aprendan a reconocer los signos de advertencia y los comportamientos sospechosos. Indícales que deben sospechar y pedir ayuda inmediatamente cuando un desconocido:


  • Les ofrezca ir a dar un paseo o una vuelta en coche.
  • Les ofrezca un regalo, como golosinas o juguetes.
  • Les pida desobedecer a sus padres o hacer algo sin permiso.
  • Les pida ayuda para algo (para buscar a un perro perdido, por ejemplo).
  • Les pida guardar un secreto.
  • Les haga sentir incómodo de cualquier manera.


También puedes enseñarles a tus hijos a identificar las situaciones peligrosas jugado con ellos a imaginar situaciones: “¿Qué harías si te encontraras solo en la calle o si un hombre te hiciera señas desde su coche?”. Tras plantearles estas situaciones hipotéticas, puedes ir dándoles soluciones: “Buscaría al trabajador de la tienda más cercana”, “Le avisaría a mamá”, etc. Nuestro objetivo es que comprendan que sólo deben fiarse de las personas de su entorno familiar o a las que su padre y madre hayan revestido de autoridad, como los profesores o la policía. Esas ideas irán calando poco a poco, hasta que aprendan a ser más selectivos.


Si deseas obtener más información sobre la educación de los niños, te recomendamos seguir y revisar con frecuencia nuestras redes sociales y blog. ¡En Kinder My Garden nos preocupamos por el bienestar de los consentidos de la casa!
Tu hijo estará preparado para entender qué es un extraño o un desconocido a los 4 años de edad.  


Instagram: kindermygarden

Add your thoughts

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *