¿Cuál es la edad ideal para que los niños aprendan idiomas?

En los primeros años, los niños son como pequeñas esponjitas. Esto quiere decir que tienen una increíble facilidad para aprender. 

En los primeros años de vida, el cerebro de los niños es igual a una esponja: absorbe todo lo que le rodea. Por esta razón, es recomendable enseñarle a los pequeños un segundo idioma desde temprana edad, así pueden interiorizarlo de una manera más rápida y natural.


La lengua materna se fija en el niño aproximadamente a los cuatro años de edad, ya que durante este tiempo se generan más conexiones neuronales. En otras palabras, se forma el sistema de lenguaje en el niño. Durante este periodo, es perfecto alimentar al pequeño con información y estímulos lingüísticos, debido a que en ese momento tendrá una buena base de la lengua materna y no tendrá dificultades al momento de comunicarse verbalmente.

El proceso para aprender otro idioma a temprana edad, es el mismo con el que se aprende la lengua materna.



A la hora de enseñarles a los niños a dominar un segundo idioma, se toma la misma estructura de aprendizaje que la lengua materna, siguiendo cuatro fases:
  1. Escuchar.
  2. Comprender.
  3. Hablar.
  4. Leer y escribir.
Por supuesto, se debe reproducir el modelo que utilizamos al enseñar la primera lengua, solo que esta vez, usando otro idioma.


Aprender un segundo idioma le ofrece una gran cantidad de ventajas a los niños, entre ellas se encuentran:


Ventajas comunicacionales:

  • Tendrá una mayor y mejor comunicación con otros miembros de la familia (estén fuera del país o no), nexos internacionales, y a futuro, en el lugar de empleo.
  • Lectura y escritura en dos idiomas.

Ventajas culturales:

  • El niño tendrá mayor riqueza cultural. Querrá conocer y compartir experiencias, además de apreciar el multiculturalismo. 
  • Le ayudará a desarrollar mayor respeto y tolerancia hacia otros seres humanos.

Ventajas en el desarrollo cognitivo:

  • Le será beneficioso para desarrollar su capacidad cognitiva y de análisis (creatividad y sensibilidad en la comunicación).

Ventajas para la personalidad:

  • Ayudará a aumentar su autoestima.
  • Podrá definir de mejor manera de su propia identidad.

Ventajas curriculares:

  • Tendrá un mejor rendimiento escolar y laboral en el futuro.
  • Tendrá mayor facilidad para aprender un tercer idioma si lo desea.

Ventajas económicas:

  • Será un beneficio para el futuro, ya que podrá conseguir empleo y recibir mayor remuneración económica, si es que le exigen dominar varios idiomas.


El bilingüismo, además de mejorar la concentración, sirve de entrenamiento mental. Aprender dos idiomas ayuda a ejercitar la memoria de los más pequeños. La educación bilingüe permite alentar el razonamiento, la creatividad y el aprendizaje del niño. Asimismo, se ha demostrado que a un niño le cuesta lo mismo aprender un idioma o dos, ya que al momento de aprender otro idioma se utiliza la misma estructura de aprendizaje que la de la lengua materna.


En un futuro, si el niño practica lo suficiente, podrá dominar las reglas del idioma que quiera aprender. Con el tiempo, a sencillas frases como “Can I go?” (¿Puedo ir?) podrá añadir lugar o acciones, como “Can I go to the bathroom?” o “Can I go to the garden?”.

Instagram: kindermygarden

Add your thoughts

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *