Consejos para mejorar la letra de los niños


Te damos algunos consejos para que ayudes a tu hijo a escribir con una buena letra.


Desde temprana edad, los pequeños deben aprender a dibujar, a usar colores, y deben ser instruidos a hacerlo bien, respetando márgenes y líneas. Esto los llevará, posteriormente, al uso del lápiz. Debes acostumbrar al niño o a la niña, desde muy pequeños, a sostener correctamente el lápiz, de forma adecuada pero cómoda. Esto facilitará la escritura y la buena caligrafía. Te voy a ofrecer algunos consejos para mejorar la letra de aquellos niños que tengan problemas en este aspecto:


1. Mantener una postura adecuada
El primero de los consejos para mejorar la letra consiste en adoptar una postura correcta al escribir. La espalda recta y evitar acercar la cabeza al papel. La hoja de papel o el cuaderno debe estar ligeramente inclinada y la mano contraria, con la que no se escribe, debe estar sujetando la hoja de papel o el cuaderno.


Este es un aspecto que no se suele tener muy en cuenta y  puede parecer de poca importancia a la hora de analizar las causas de una letra ilegible, sin embargo, cuando la postura es adecuada y se mantiene, la letra puede empezar a mejorar.


2. Giros adecuados
La grafía de las letras debe realizarse con los giros adecuados y enlazarlas convenientemente. Estos giros se aprenden y automatizan cuando se inicia la escritura, pero si no ha sido así, es el momento de corregirlo.


3. Elegir la pauta más favorable
El formato de pauta en el que se escribe también influye en la calidad de la letra. Normalmente, las hojas de cuadritos no son buena elección para los que tienen dificultades porque, precisamente, les produce mayor desorientación. Muchos niños escriben mejor sobre una línea. La doble línea puede ayudar a algunos alumnos, pero para otros, les puede resultar demasiado asfixiante someterse a un espacio tan reducido.


4. Ejercicios de caligrafía
Finalmente, para mejorar la letra, pueden proponerse ejercicios de caligrafía. Lo mejor es que la caligrafía sea una actividad preventiva que se realice en los primeros cursos de primaria, primero y segundo. Esta era una costumbre que, básicamente, ha desaparecido de la práctica escolar. La caligrafía se puede proponer, más allá de los 8 años, en algunas circunstancias y con algunas condiciones. Puede proponerse como actividad de refuerzo, por ejemplo, en casa: realizar una hoja de caligrafía, o menos, todos los días. No es necesario hacer más, pero sí hacerlo a diario.


Por último, dedica al menos quince minutos diarios a esta actividad y, por supuesto, respeta el ritmo de aprendizaje del niño. Con una hoja que realice al día es suficiente, y si se equivoca no le regañes severamente, del mismo modo, es aconsejable celebrar sus logros y progresos. Recuerda, mucha paciencia. ¿Te gustaría obtener más consejos útiles? Te invitamos a visitar nuestras redes sociales y blog. ¡Tenemos muchos post que te pueden interesar! En Kinder My Garden nos preocupamos por el bienestar de los consentidos de la casa. Recuerda que puedes contactarnos en caso de desear obtener más información sobre nuestra institución. ¡Contáctanos!
Es imprescindible que los niños se familiaricen desde pequeños con los lápices y libros para que se acostumbren a luego usarlos diariamente.


Instagram: kindermygarden

Add your thoughts

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *