¿Cómo enseñar a los niños a cuidar el medio ambiente?


Es necesario que los niños adquieran hábitos de conservación y reciclaje para el mantenimiento de nuestra tierra.


Como bien sabemos, cuidar el medio ambiente es muy importante, porque de él obtenemos agua, comida, combustibles y materias primas que sirven para fabricar las cosas que utilizamos diariamente. Además, es nuestro hogar, de él depende nuestra existencia humana. Al abusar o hacer mal uso de los recursos naturales, ponemos nuestro ambiente en peligro y agotamos sus niveles de producción regular. Como necesitamos generaciones que ayuden a su mantenimiento, hoy veremos cómo enseñarle a los niños a cuidar del medio ambiente.


Inculcar hábitos ecológicos y prácticos
  1. No malgastar el agua. Para ello podemos enseñar a los niños simples hábitos que, a largo plazo, significan el ahorro de muchos litros de agua: cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes, no dejar correr el agua de la ducha mientras no se usa, etc.
  2. Energía. Con gestos básicos estaremos ahorrando energía, y ayudando al planeta: apagar las luces y los aparatos eléctricos que no se utilizan, no tener abierta la puerta de la nevera mucho tiempo, evitar dejar conectados los cargadores de las laptops o teléfonos, etc.
  3. Movilidad. Siempre que se pueda, dejar el coche en casa; explícale a tus pequeños que los vehículos a motor son una de las principales causas de la contaminación atmosférica y que no hay nada de malo en dar un paseo a pie o en bicicleta.
  4. Alimentación. ¿Qué podemos hacer en casa? Inculcar hábitos alimenticios saludables, como comprar y preparar solo lo que vamos a consumir para no desperdiciar nada, evitar los productos con empaquetado doble, elegir los que tienen envases reciclables y, de ser posible, reutilizar los envases de plástico que ya están en casa.
  5. Enseñar a los niños a reducir, reutilizar y reciclar. Disminuir el uso de recursos que no son realmente necesarios. Antes de tirar a la basura, pensar si el objeto se puede REUTILIZAR, por ejemplo haciendo manualidades recicladas, y por último, si ya no se puede dar utilidad al producto, RECICLAR siguiendo las pautas de tu ciudad para la clasificar la basura. Por ejemplo, preparar con los niños contenedores de diferentes colores para que aprendan a diferenciar los residuos es una práctica divertida y muy útil; además, algunos contenedores pueden servir como envases para esas pequeñas cosas que suelen perderse rápido en casa, como tornillos, tuercas, imanes y otros.


Recordemos que la consciencia ambiental no solo es cosa de adultos, por el contrario, cada día es más importante desarrollar el respeto por parte de los niños a la naturaleza mediante pequeñas acciones que puedan convertirse en hábitos con los que crecerán y así garantizar la prolongación de la vida en nuestro planeta y el mantenimiento de sus recursos.


Si quieres obtener más información sobre la educación de los niños en estos temas, te recomendamos seguir y revisar con frecuencia nuestras redes sociales y blog. ¡En Kinder My Garden nos preocupamos por la educación de los consentidos de la casa!


Debemos enseñar a los niños la importancia de reciclar.


Instagram: kindermygarden

Add your thoughts

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *