Cómo Conocer, Aprender y Recordar el Mapa de España

 Aprender es mucho más sencillo si se hace mediante actividades lúdicas y divertidas.


Sin duda alguna, aprender es mucho más sencillo si se hace mediante actividades divertidas y lúdicas. Pero has pensado ¿qué es lo que hace al juego una herramienta tan valiosa para el aprendizaje? Pensemos en cualquier concepto que queramos que los niños aprendan. Si para el pequeño no es atractivo y divertido, lo más probable es que, a pesar de que lo aprenda, el esta adquisición será lenta, compleja y habrá que repetir continuamente conceptos para que pueda asimilarlos. En cambio, al realizar actividades divertidas, se activan otras áreas del cerebro que permiten el fácil aprendizaje.


La Historia y la Geografía pueden ser asignaturas increíblemente divertidas y apasionantes. Hay que recordar que estamos contando una larga historia: la de la humanidad, y ubicando todo lo que sucedió en espacios físicos concretos. Para comenzar a enseñarle, te recomiendo seguir los siguientes pasos dependiendo de su edad:


Hasta los 6 años


Primeramente, utiliza palabras direccionales en la vida diaria. Los más pequeños han de comenzar familiarizándose con el concepto relacionado con la ubicación, como encima y debajo, derecha e izquierda; cerca y lejos, o aquí y allí. Otra forma de enseñarles es al observar las estrellas, la luna y el sol. Aunque su capacidad para comprender la naturaleza simbólica de los mapas todavía no está desarrollada, podemos empezar con los grandes conceptos. Señálale el cielo y la tierra, instintivamente detectará su gran tamaño y dimensión. Cuando anochezca y mire al cielo, indícale la luna y las estrellas, así aprenderá que hay cosas que están lejos de nosotros.


También, pueden realizar manualidades relacionadas con la geografía. A los pequeños les resulta difícil comprender el concepto de mapa como la representación de una zona. Jugar con globos preescolares, colorear dibujos relacionados con la tierra y los continentes, o utilizar juegos multimedia, es una buena forma de despertar su interés para edades posteriores.


De 7 a 8 años


A esta edad, ya pueden empezar a leer mapas sencillos. ¿Sabías que existen maneras creativas de enseñarles? Una forma sencilla para aprender a leer un mapa es crear un mapa de una zona que sea familiar. Vale cualquier cosa, desde el mapa de la casa, a un mapa del barrio o incluso de su propia habitación. Es importante hacerlo sencillo y no debemos preocuparnos por la falta de perspectiva o proporción; ahora ese no es el objetivo. Recuerda que, todo mapa necesita de colores, claves y símbolos. Así que es recomendable crear símbolos parecidos a los objetos de la zona que estás diseñando, para ayudar al niño a dar el salto conceptual. Por ejemplo, si dibujas el mapa del barrio y hay un pequeño parque, el dibujar unos pequeños columpios, será la representación del parque.


Los niños pondrán en práctica lo aprendido en los planos del metro, los mapas que hay en los parques, o incluso el mapa de la ciudad en la que vives. Coge el mapa, habla con él sobre la ruta que vas a seguir, enséñale el punto en el que estás y al que se van a dirigir. Verás sus ojos de fascinación y lo contento que se pone.


La idea es enseñarle de una manera divertida y creativa. Puedes, incluso, imprimir algunos mapas para colorear. Así los motivarás a conocer más sobre la geografía. Hoy día, tenemos instituciones como Kinder My Garden, donde los niños se divierten aprendiendo. ¡Si deseas conocer más sobre esta institución, te recomiendo seguirlos a través de sus redes sociales!
La historia o la geografía española pueden resultar más fáciles de asimilar.


Instagram: kindermygarden

Add your thoughts

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *