Beneficios del yoga para los niños

El yoga es una actividad que lleva al cuerpo a estado de relajación ideal y brinda disciplina a los niños. 

Los padres siempre están en búsqueda de actividades para sus hijos. Es importante que, además de ser divertidas, sean beneficiosas para su desarrollo en todo sentido. El yoga es un ejercicio dinámico que les ayuda a concentrarse, relajarse, y a llevar una vida más tranquila ahora y en el futuro. Es una práctica que les ayuda a mantener una actitud positiva.

¿Cuándo empezar con el yoga para niños?

Lo ideal sería que el niño incorpore el yoga en su rutina a partir de los 4 años. A esta edad, la estructura corporal de los pequeños ya es bastante firme y cuentan con cierto desarrollo psicomotriz. Con 4 años, ya el niño tiene una conciencia clara sobre su cuerpo y el control que tiene sobre sí mismo.
Además, el yoga es una disciplina que se amolda a cualquier tipo de niño. Tanto los niños introvertidos, como los más enérgicos, pueden beneficiarse con esta actividad. La clave está en investigar y determinar cuál es el estilo de yoga que se adapta más a la personalidad del infante.
Tanto para el niño tímido e introvertido, como para el activo o inquieto, el yoga es una práctica que le ayudará a canalizar la energía y reforzar la autoestima. En el caso de los niños más tímidos, perderán poco a poco su miedo ante los demás y les dará la oportunidad de abrirse al universo que les rodea. Mientras que a los niños más activos, les permitirá aprender a relajarse y concentrarse.

Beneficios del yoga para los niños

Practicar yoga es muy recomendado para todos los niños y niñas, ya que contribuye a la búsqueda de armonía y equilibrio, cualidades que les ayudarán a disfrutar de una vida adulta saludable y alegre.
A través del yoga, los niños podrán ejercitar su respiración y, como se mencionaba anteriormente, aprenderán a relajarse. Esta es una excelente forma de canalizar el estrés, mejorar la actitud al hacer frente a situaciones conflictivas y a disminuir la falta de concentración.
Asimismo, el yoga les servirá de guía en la travesía del dominio corporal y espiritual. Con esta práctica, los niños logran muchas cosas a nivel físico y mental:
  • Desarrollar y obtener mayor destreza de los músculos motores.
  • Mejorar los hábitos de postura de la columna vertebral.
  • Mejorar los hábitos de respiración.
  • Mayor flexibilidad en las articulaciones.
  • Masajear los órganos internos.
  • Estimular la circulación sanguínea.
  • Bajar el nivel de estrés infantil.
  • Perfeccionar los sentidos.
  • Consiguen mejorar el desarrollo de la atención, concentración, calma y relajación.
  • Estiramiento.
  • Agilidad.
  • Entereza.
  • Mejorar la autoestima.
  • Armonizar su personalidad y carácter, entre otras cosas.


El yoga para los niños es una actividad que no solo los divierte, sino que también ofrece increíbles beneficios para el desarrollo físico y mental.



Practicar yoga puede ser una actividad muy divertida para los pequeños, siempre y cuando se varíen las posturas y movimientos para que no pierdan el interés. Es recomendable ir a un ritmo apropiado o que se considere correcto para que el niño no pierda el enfoque.


Con una actitud positiva y bastante motivación, los pequeños pueden disfrutar del yoga y hacer de esta actividad algo rutinario.


Si quieres saber más sobre la educación y otras actividades que beneficien a los niños, te recomendamos leer con frecuencia nuestro blog y seguirnos a través de nuestras redes sociales. Kinder My Garden te trae esta información y mucho más. ¡Asegura el bienestar de los más pequeños!


Instagram: kindermygarden

Add your thoughts

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *